Blogia
DULCEMILITAR

LO MEJOR: LA MUJER EN LA VIDA MILITAR

LO MEJOR: LA MUJER EN LA VIDA MILITAR

Participación femenina en la vida militar: mujeres guerreras

 

 

Por Francisca Martín-Cano Abreu

 

La existencia real o mítica de mujeres belicosas en época arcaica, es el un testimonio que ahora vamos a comentar, que corroboraría la realidad del matriarcado en la Prehistoria. En relación a ello afirma POMEROY en (1987, 39): "Que las amazonas tuvieran una existencia real es poco probable."

Mientras declara CRISTINA FRADE en (1996, 15): "Durante mucho tiempo, la historia de las amazonas -las enemigas de los griegos que vivían en las estepas de lo que es hoy Ucrania y el sur de Rusia- fue despreciada como un producto de la imaginación de Herodoto. Las excavaciones de Chertomlyk (Ucrania), entre otras muchas otras, han corroborado sus informes sobre mujeres de apariencia masculina, vestidas como guerreros y diestras con el arco."

Pero la sola existencia mítica de Guerreras, reflejaría su efectiva presencia en la sociedad en cierto momento de la Prehistoria, que les serviría de modelos.

Son numerosos los testimonios míticos, artísticos, toponímicos, mitológicos... de mujeres de época arcaica que vivieron como Cazadoras, se ejercitaron en los deportes, participaron en diferentes tipos de competiciones y carreras, aprendieron a manejar armas para lograr tener ascendiente sobre otros seres humanos, fueron protagonistas de empresas heroicas e hicieron la guerra, recurriendo por tanto al uso de la violencia.

En unos casos las Guerreras formaban parte de organizaciones junto con varones, y en otros se cree formaban parte de organizaciones guerreras, exclusivamente formados por valientes Amazonas organizadas militarmente, que se educaban para la guerra y usaban el hacha bipenna / labrix / sagárida / francisca, el arco y el amento / lanza arrojadiza.

Se considera que la organización de las Amazonas semejaba la de una colonia de abejas. En palabras de WOLF en (1986, 129): "... abejas (criaturas que pertenecen a clanes femeninos)."

Se cree que no compartían la vida cotidiana con los varones a quienes robaban de tribus vecinas y con los que mantenían breves relaciones en primavera para perpetuar la raza y sólo educaban en sus costumbres a sus hijas del mismo género, entregando a sus padres los hijos varones.

Y actuaban tanto en la defensa de sus territorios como en el ataque de objetivos de su interés, dirigidas por Reinas, que al frente de sus ejércitos, realizaron hechos glorioso y conquistas, de los que queda memoria.

Algunas fueron Deificadas, de otras se saben sus nombres porque fueron dados a ciudades, regiones... y de otras se conservan manifestaciones artísticas y simbólicas: esculturas, relieves y gran número de monedas. Respecto a ello leemos en la Encicl. Espasa, Tomo 5 (1988, 47): "...siendo dueñas de Éfeso, Esmirna, Pafos y otras ciudades conforme se desprende de gran número de medallas antiguas".

Parece ser que esta conducta guerrera femenina no existió siempre. Por diferentes estudios de los poblados antiguos, en los que no se han encontrado barreras de protección, los expertos deducen que a principios del desarrollo histórico las actitudes de ambos sexos serían pacíficas.

Piensan que en principio la humanidad vivía en plácidas sociedades agrícolas sedentarias, estables, tranquilas. Había paz, por lo que no estaba en peligro la sobrevivencia de la especie humana, ni había asaltantes bárbaros.

En tales comunidades la mujer ejercería el poder legítimo heredado por vía matrilineal sin violencias, y sería libre para limitar el número de nacimientos y para decidir cómo propagar la especie humana.

En esas condiciones las mujeres usarían diferentes armas para lograr tener ascendiente sobre otros seres humanos. Las PACÍFICAS armas femeninas con las que procurarían imponer su voluntad serían las relacionadas:

- Con la exclusiva capacidad femenina de dar la Vida, ya que de ella dependía la supervivencia de la especie.

- Del conocimiento de las técnicas agrícolas y del calendario, que le proporcionaba saber cómo cultivar las plantas alimenticias y cuándo sembrar o recoger los frutos, ya que de ellas dependían el sustento.

- Del conocimiento de las hierbas para curar las enfermedades y del poder de la experiencia con las Artes mágicas, ya que era de las Curanderas, de quienes dependían la calidad de la vida.

- De la enseñanza del saber, ya que de las Maestras dependían la conservación de las tradiciones y de la ciencia.

- De la posición preeminente de las Sacerdotisas, ya que de ellas dependían la intervención Divina (como ejecutantes de las ceremonias de Fertilidad servía de enlace entre la Tierra y el Cielo, transmitía las súplicas humanas y la Diosa a su través concedía sus favores).

- De su poder de persuasión para convencer a los demás como Consejera y Oraculista y así conseguir imponer su voluntad.

- Del reconocimiento profundamente arraigado en la conciencia de la población campesina durante miles de años del ejercicio del poder RELIGIOSO, POLÍTICO Y ECONÓMICO por parte de la mujer transmitido por vía matrilineal y cristalización del poder sobrenatural, reconocido su origen Divino.

La existencia de la conducta guerrera femenina a partir de un cierto momento, evidenciaría que algunas mujeres decidieron recurrir a medios violentos y ejercieron la guerra como medio de defensa contra la agresividad y las pretensiones de dominio de otros pueblos.

La conducta violenta apareció en el momento en que en algunos pueblos se produjo un aumento de la riqueza, lo que engendró en otros menos ricos, fuertes ambiciones y deseos de invadirlos y saquearlos. Con lo que se inició la lucha por el poder y surgieron intentos de dominación y conquista de unos pueblos sobre otros para apoderarse de sus propiedades.

Fue justo en elParticipacion femenina en la vida militar: mujeres guerreraspuso en peligro la sobrevivencia de la especie, cuando la humanidad hubo de modificar sus actitudes que al principio eran pacíficas. Y emergieron otras conductas con unas características adecuadas para enfrentarse a esta nueva situación.

Para lograr sobrevivir y defenderse de las agresiones, en algunas regiones como respuesta a la agresión, tanto varones y mujeres elegirían conductas violentas y guerreras, mientras que en otras regiones elegirían conductas discriminativas para cada uno de los sexos.

Posiblemente esta elección estaría en función de las diferentes características de las situaciones y la diferencia de intereses de los habitantes de cada región. Y así:

- La reacción femenina guerrera se elegiría en aquellas regiones, quizás de gran densidad de población, que respondían a condiciones determinadas del régimen matriarcal, en donde estaban unidas. Y frente a la violencia de otros seres humanos las mujeres decidieron enfrentarse a los intentos de dominio de los violentos y usaron la violencia.

El comportamiento guerrero femenino simboliza su independencia frente al varón y corroboraría la existencia del matriarcado en la Prehistoria: la mujer era poderosa y luchaba contra todo lo que pusiera en peligro su autonomía y libertad.

Manifiesta la existencia de mujeres que no consentían el dominio que trataban de imponerles otros pueblos y eligieron una vida autónoma. Así les fue posible seguir gozando de su independencia sin dejarse someter.

Y además la efectiva presencia de Guerreras evidenciaría que el comportamiento humano no ha sido determinado genéticamente, sino culturalmente.

Si en cierto momento las mujeres decidieron elegir un tipo de vida de carácter militar, con valores que se creen, en nuestra sociedad occidental, típicos masculinos, muestran que la conducta agresiva la pueden aprender las mujeres si se dan las condiciones adecuadas para ello. Que en la elección de la conducta violenta juega un papel muy importante el aprendizaje y evidenciaría la irrealidad de rasgos innatos sexuales. Un comentario que demuestra que estas disposiciones son resultado de la cultura la aporta RALPH LINTON (1942, 125): "Las mismas características designadas a los hombres y a las mujeres en diferentes sociedades varían tanto que difícilmente pueden tener una base fisiológica. Nuestra propia idea de la mujer como un ángel bienhechor contrasta agudamente con la habilidad en su oficio de las mujeres verdugos entre los iroqueses (los Pieles-Rojas)y el placer sádico que tal oficio les produce."

- Mientras que en algunas regiones quizás poco pobladas, frente a la violencia de otros seres humanos, dado que la misma violencia ponía en peligro la misma continuidad humana y hacía peligrar la sobrevivencia de la especie, se adjudicó a cada género un reparto diferente del trabajo.

Los varones eligieron conductas guerreras y se dedicaron a defender a las mujeres, sus propiedades y sus hijos de los peligros externos. Y las mujeres fueron protegidas, resguardadas, sometidas a los intereses humanos, para evitar la extinción humana y para multiplicarse más de prisa.

DIFERENCIACIÓN SEXUAL

Con lo que apareció la diferenciación sexual por las ventajas obtenidas en esas circunstancias dadas.

Dado el aumento de la violencia y consecuentemente el aumento de la sangría humana, para evitar la extinción de la especie, se decidió aumentar el número de nacimientos. Por lo que dada las circunstancias de dificultades femeninas para criar sola a sus hijos, los varones se dedicaron a la búsqueda del sustento y a la defensa familiar para proteger la especie. Y las mujeres en su papel exclusivo de procreadoras se quedarían al cuidado pleno del mayor número posible de hijos y se les limitó su libertad para así proteger mejor su descendencia y se generalizó la diferenciación sexual.

Y desde entonces empezó la tradición en enseñar una disposición pacífica a las mujeres y otra agresiva a los varones. La agresión y la sumisión como conductas discriminativas y resultado del aprendizaje: Comportamientos determinados por la cultura en los que jugó un papel muy importante el aprendizaje.

Si con el tiempo esta conducta discriminativa y la desigual división de los sexos se convirtió en generalizada, sólo indica que las situaciones en que surgieron eran parecidas y que el aprendizaje dado a cada sexo fue el mejor posible y el adecuado a la situación.

Esta explicación es corroborada por las nuevas teorías de Psicología sobre adquisición de los rasgos que defiende que la diferenciación sexual se debe al aprendizaje. En los humanos no existen rasgos innatos sexuales. Las diferencias sexuales se deben a la maleabilidad humana y gracias a ciertos mecanismos de aprendizajes que permiten asumir diferentes valores a cada sexo, en función de los intereses que tratan de conseguir cierta uniformidad sexual a fuerza de potenciar ciertas conductas discriminativas.

Y así, si en el pasado en unas regiones ambos sexos adquirieron conductas guerreras mientras que en otras regiones adquirieron conductas discriminativas, indican que las situaciones y los intereses humanos de ambas regiones no eran los mismos. Y el hecho de la elección de la conducta guerrera por parte femenina en ciertos casos, indica que el comportamiento humano es resultado del aprendizaje.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Manipulador de Alimentos -

No me gustaria ser militar en la vida!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres